martes, 21 de marzo de 2017

SUEÑO



En una ciudad limpia,
de cielo limpio
y accesible a la vista hambrienta
de mares celestes,

en una ciudad limpia,
de estrellas palpitantes y visibles
desde cualquier calle (limpia también)
los nuevos hombres,
las viejas mujeres,
los niños de siempre
respiran un aire transparente,
fragante de néctar,
y renacen.

Suena el claxon del camión de reparto.
Despertar, a duras penas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...