martes, 14 de febrero de 2017

QUÉ DIFÍCIL



Qué difícil sentir siquiera
un resto de aquella inconstante fragancia de jazmín
que en algún momento quiso recordar la brisa.

Qué difícil cuando vienes así,
barritando entre nubes de polvos,
y me miras con todo tu odio,
con todo tu miedo,
el que te tienes,
el que me causas.

Sigo mirando por la ventana,
pero ya no veo nada,
excepto
tu mirada desgraciada.

Se me contagia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...