martes, 21 de febrero de 2017

PROFECÍA


Aún no tenías cinco años y ya mostrabas remisión a dar y a recibir abrazos.

Aunque estén insensibles, por el cansancio, por los calambres, seguiré con mis brazos así.

Quizá algún día...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...