martes, 21 de febrero de 2017

CONSEJO


Te tenderán redes, emboscadas,
trampas,
zancadillas,
te insultarán,
te criticarán,
te harán alejarte de tu alegría
e, incluso, te sentirás mal contigo mismo.

Métete esto en tu cabeza:
no pueden hacerte nada,
no caigas en sus redes,
no los creas.
Ni siquiera cuando en lugar de flechas envenenadas
te lancen venablos de miel:
armas lacerantes son.

No podrás evitar que te duela.
Entre humanos, acostúmbrate a vivir con dolor.
Cuanto antes lo hagas, mejor.

Esto solo es tu principio hijo mío
y es,
curiosamente,
igual que fue mi principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...