jueves, 12 de enero de 2017

CONVERS(O)CIONES: SÉ QUE ESTÁS

Viento ladrón
                                        (de papeles),
luz del sol
en la mañana de Año Nuevo,
(y el mismo sol, que se ha hecho viejo),
y esta señora con cara odiosa que da miedo,
o los insomnios eternizados
por el pasado,

que vuelve en forma de pavoroso presente,
o esas emociones tan oscuras
-frutos de depresión profunda-,
o yo mismo,
en mi caja de pino,
al paso cansino
del coche fúnebre
por casi nadie seguido
-si me sonríe la fortuna postrera, al menos por ti, hijo mío-;
o el agua de esta ducha,
la misma que la de aquel océano
que un día quise surcar y que ahora quedo obligado a admirar
desde la orilla;
y hay más, infinitas muestras más, pero,
¿a qué cansarnos?.

En fin, para que luego me digan que no puedes ser percibido
por los sentidos.


Para que luego, los sabios del presente 

-y los del pasado- me digan
que no puedes ser pensado.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...