miércoles, 11 de enero de 2017

POETA



no sabía leer ni escribir,
y nada de revistas
elitistas...(perdón, por la indiscreción)
pero era poeta, al fin;
ayudaba con las cabras
y después adecentaba
la minúscula casa
donde crió a seis zagales en lances de tetas;
-era poeta-; si su corazón lo precisaba
empleaba palabras secretas e inaudibles;
y en algunas madrugadas,
de rodillas, frente a dos maderas cruzadas,
la mujer
poeta
(¡mujer!)

en silencio se arrancaba
versos de lunas llenas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...