lunes, 16 de enero de 2017

MATARIFE SIN VOCACIÓN


Se ganaba la vida:
(matarife de palomas, trabajo de moda)
-¡Ni tender puede una con tanto excremento!-
le decía la vecina, desde arriba.

Sus remordimientos
los dejaba para un 'luego que'

que nunca llegaba.
El dinero que pagaba el ayuntamiento
cubría la casa
y el inglés de su hijo pequeño.

-Lo siento,
le dijo a sus adentros,
pero ya no puedo perdonaros más,
palomas blancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...