lunes, 23 de enero de 2017

SALVACIÓN


 A Gloria
Estarás salvado
si puedes regurgitar el desprecio recibido
y devolverlo al mar para que engendre espumas,
si puedes contemplar las estrellas y rogarles que acompañen tus lágrimas con una dádiva,
si puedes dormir de día entre cucarachas erguidas,
si puedes mirar para otro lado cuando abofetean tus dos mejillas,
si puedes soportar escuchar en las ramas inocentes trinos ahogados,
si sabes cumplir otro año respirando los humos urbanos
y masticando los venenos de los campos,
si puedes vivir entre mentiras ajenas,
si descubres cómo desfilar entre las hienas sin confiar en ellas,
si, y en todo caso,
aprendes a intuirte dentro, en lo profundo de tus estrellas.

Te salvarás,
pero solo si te sientas a la sombra de la encina
[fue un día semilla
germinada en ladera sin dueño humano],
si soportas la falsedad de todas esas sonrisas,
la estridencia de voces histéricas ascendidas con el alba,
las murmuraciones rematadas en puntas de lanzas.

Si aprendes
a asentir con la cabeza y regarte de corazones mientras rezas,
a abrazarte tú cuando los olvidos colectivos
hayan diluido
el nombre otorgado en tu alumbramiento.

Salvado, cuando llegues a malvivir
ensenado entre pechos de vergüenzas eternas
y aún así, salgas con vida de esta noche vestida de galerna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...