viernes, 13 de enero de 2017

BOTAS DE AGUA



De nuevo llegaba el estío y, con él, sus cuatro meses de sequía absoluta y sus 30ºC de temperatura mínima nocturna. Pero también ese año, y a diario, salía a la calle calzada con sus botas de agua. 

-Nunca se sabe-, me dijo la primera vez que cruzamos nuestras miradas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...