martes, 8 de noviembre de 2016

PUESTA DE SOL*


Vuelve a levantar el teléfono para comprobar si funciona. Primero, un pitido continuo y, al cabo de un rato, la intermitencia rápida. Así pasa la tarde, como había pasado todas desde aquel día.

Tenía once años cuando, al despedirse, ella prometió llamarle para ir a contemplar otra puesta de sol.



Comentarios aquí 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...