sábado, 22 de octubre de 2016

Bienvenido...


Era el primer día que paseaba junta la recién incrementada familia. Ella comandaba el carrito. Pararon junto a una tipuana para arreglar el vestidito del bebé y, mientras se lo reajustaba, ceceó entre dientes: "no lo quiero mucho porque se parece a su padre".

Papá sonrió.