sábado, 22 de octubre de 2016

Adicción

-'¡Fumad, fumad lo que queráis, no tenéis que preocuparos por mí, faltaría más!', dijo mientras sostenía un gin-tonic.

Él, que recién había decidido dejar de fumar y llevaba veinticuatro horas de logro, se había situado, de modo imperceptible, justo en medio de los presentes. Entonces, muy despacito, bebió otro trago.